Que es HCG?


Atrás quedaron Atkins, The Zone, South Beach… Esta nueva dieta exige más que vigilar lo que comes… Pero antes de decidirte a hacerla, ¡infórmate!

La idea de perder 30 a 34 libras en 6 semanas es suficientemente tentadora como para despertar la curiosidad por una dieta, pero si junto con la pérdida de peso también promete redistribuir la grasa del cuerpo, de modo que tu cintura, abdomen y muslos queden como si te hubieras hecho la liposucción, resistirse a ponerla a prueba es prácticamente imposible. Y eso es lo que están haciendo miles de mujeres ahora: diciéndole «sí» a la dieta HCG, y a juzgar por las historias de éxito que circulan en los foros de Internet y el número cada vez mayor de  spas y centros médicos que la están ofreciendo entre sus servicios, parece que la tendencia va a seguir ganando fans por un buen rato.

El plan comprende dos elementos clave: inyecciones diarias de una hormona (la HCG) y una dieta estricta (500 calorías diarias). Aunque con tal restricción calórica pensarás que vas a morirte de hambre, sus promotores aseguran que no vas ni a enterarte. ¿De veras es posible eso? ¿Cómo puede alguien tener energía consumiendo en todo el día el equivalente a un sándwich de pavo y queso?

UNA HORMONA QUE ADELGAZA

La gonadotropina coriónica humana (HCG, por su sigla en inglés) es una hormona producida durante el embarazo por las células que forman la placenta. Es detectada en la sangre alrededor de 11 días después de la concepción, y en la orina, entre los 12 y 14 días siguientes. De hecho, esta es la hormona que sirve de base a los test de embarazo que hay en la farmacia.

Su función es clave para que el feto pueda obtener los nutrientes que necesita. La HCG le envía señales al hipotálamo para que movilice y lleve hasta el feto las reservas de grasa del cuerpo, que en el caso particular de las mujeres suelen encontrarse en los muslos, abdomen y caderas. De esta manera, si la madre no consume los nutrientes que el bebé necesita para crecer en esos primeros meses decisivos de la gestación, sus reservas de grasa proveerán por ella.

Como la HCG actúa sobre el hipotálamo durante el embarazo y moviliza los depósitos de grasa que más trabajo nos cuesta perder, los promotores de la dieta sostienen que inyectar pequeñas cantidades de la hormona, puede provocar el mismo efecto en el metabolismo de las mujeres que no están embarazadas. Y también en el de los hombres, porque el hipotálamo masculino responde a la hormona de igual forma. Una vez que la HCG está activa en el sistema (usualmente al tercer día después de empezar a administrarla), el apetito se reduce, porque las propias reservas de grasa liberadas le suministran al cuerpo la energía que necesite; de ahí que puedas mantenerte con solo 500 calorías diarias sin morirte de hambre ni sentirte drenada.

Por cuánto tiempo harás la dieta dependerá del peso que quieras perder. Por lo general, cada ciclo de tratamiento dura un mínimo de 23 días, con 20 de ellos requiriendo una dosis diaria de HCG. Se puede extender hasta 43 días como máximo (con 40 de ellos recibiendo HCG), porque después de ese tiempo suele desarrollarse una especie de inmunidad a la hormona. Como la HCG tarda tres días en surtir efecto, durante las primeras 72 horas podrás comer todo cuanto quieras, pero después de recibir la última dosis, deberás continuar con las 500 calorías diarias por otros tres días (tu cuerpo aún estará inundado de hormona, así que no te costará trabajo) para poder eliminar cualquier rastro de HCG del organismo antes de regresar a la dieta normal. Si después de eso quieres perder más peso, necesitarás realizar otro ciclo de tratamiento tras realizar 3 semanas de mantenimiento.


Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *